Volver al sitio

¿Quieres cambiar tu vida? Empieza por mirar diferente

En desarrollo personal y profesional hay una máxima que dice “En la correcta dimensión del problema reside el 50% de su solución”.

Sin dar nada por supuesto, es menester comentar que dimensionar o acotar correctamente un problema, es la capacidad interna de poder identificarla con la mayor precisión posible. En lenguaje médico diríamos que es la capacidad de dar un diagnóstico certero.

Si bien en lo personal prefiero hablar de que la vida nos presenta “situaciones a resolver” y no “problemas”, la frase nos invita a darle dimensión y reconocer los límites de la situación o problema.

Tanto para aquellas personas que tienden a exagerar, como para aquellas que tienden a menospreciar los problemas, el darle una dimensión precisa o certera es todo un desafío.

Es intención de este artículo compartir una de las herramientas de amplia aplicación en contextos profesionales, empresariales y hasta personales para realizar una dimensión lo más correcta de la situación a resolver que tenemos enfrente.

Los líderes, los emprendedores y aquellas personas que toman en sus manos su futuro profesional, antes de tomar decisiones, analizan el entorno en que se encuentran sumergiéndose en el mundo “real”.

La palabra real está entre comillas pues, como especie humana, estamos biológicamente incapacitados de conocer el mundo tal y como es.

Lo único que podemos hacer es percibir -a través de nuestros sentidos- e interpretar -a través de nuestras creencias, paradigmas y, experiencias vividas- lo que sea que suceda allí afuera.

Al decir que se sumergen en el mundo real, decimos que se exponen y abren a la idea que vivimos en un mundo VUCA. Éste es un acrónimo creado por el U.S. Army War College luego de la guerra fría, que significa Volatilidad, Incertidumbre (uncertainty en inglés), Complejidad y Ambigüedad.

Si bien se popularizó en la última década en el rubro empresarial estadounidense, ¿Qué quiere decir que vivimos en un mundo VUCA?

Repasemos cada uno de los conceptos que componen el acrónimo para comprender mejor:

  • Volatilidad: en el contexto mundial, entendemos volatilidad como la falta de estabilidad del estado actual. También podemos definirlo como un entorno completamente dinámico -opuesto a estático-. Vivimos en una era donde lo más probable es que, así como las reglas de ayer no valen para hoy, las reglas de hoy no valgan mañana.

  • Incertidumbre: nadie tiene certidumbre verdadera de cómo serán las cosas en apenas unos pocos años e incluso en los próximos meses. Por ejemplo, los pronósticos que escuchamos en televisión sobre tendencias en la economía mundial son sólo eso, pronósticos, especulaciones, no certezas.

  • Complejidad: cada vez son más las variables que influyen en nuestras decisiones diarias y en la manera de vivir la vida de hoy. La globalización y los avances tecnológicos nos exponen a una cantidad de información como nunca antes en la historia y, cómo no estamos acostumbrados a procesarla, esto suele ser una causa de la falta de claridad y enfoque a la hora de tomar decisiones.

  • Ambigüedad: cada palabra, símbolo o idea, puede ser interpretada totalmente diferente según la cultura, las creencias, los paradigmas y las normas sociales de cada sociedad en el mundo. Lo que para unos es “bueno” para otros puede ser “malo”, lo que para unos “es así” para otros “no es así”. De esta manera, lo relativo empieza a cobrar otra dimensión frente a lo que se suponía absoluto y la interpretación de cada persona -incluso de la misma cultura- puede ser totalmente diferente.

El mundo que excede los límites académicos tradicionales y, sobre todo el mundo de los mercados globalizados -en los cuales vivimos hoy- tiene estas cuatro características antes mencionadas. El hacer consciente que esto existe, nos permite tomar otra perspectiva a la hora de buscar respuestas o soluciones a lo que sucede en nuestra vida profesional.

Antes de finalizar el artículo me gustaría dejarlos con algunas preguntas que les sirvan de guía para dimensionar esa situación que tienen en frente antes de tomar cualquier decisión:

Preguntas sugeridas considerando que el mundo actual es Volátil:

  • ¿Qué normas o reglas son válidas en tu sector/industria/mercado? ¿Se las puede cambiar? ¿Cada cuanto tiempo cambian?
  • ¿Cuáles son, según los expertos, los límites de acción económicos y legales vigentes?
  • ¿Cuáles son, según tú, los posibles límites de acción en los próximos años?

Preguntas sugeridas considerando que el mundo actual es Incierto:

  • Según los expertos ¿Cuáles son las tendencias en tu sector/industria/mercado?
  • ¿Quién es la persona que más conoce de este tema y está dispuesta a compartir su mirada?
  • ¿Existe algún libro, formación, persona o grupo de personas que puedan poner luz a mi situación con su opinión?

Preguntas sugeridas considerando que el mundo actual es Complejo:

  • ¿Qué variables, factores, grupos de personas o interesados afectan esta decisión?
  • ¿Qué impacto tienen en el entorno dichas variables o factores?
  • ¿Qué posibles escenarios puedes imaginar?

Preguntas sugeridas considerando que el mundo actual es Ambiguo:

  • ¿Cómo estoy interpretando esto que sucede?
  • ¿Cómo lo interpretan los expertos en mi sector/industria/mercado?
  • ¿Cómo puedo re-interpretarlo?

Estas son sólo unas cuantas de las preguntas que trabajo con mis clientes. Si te interesa trabajar sobre vos, mejorar tu vida y diseñar un estilo de vida profesional con el que te sientas a gusto puedes escribirme a hola@facundolozano.com y te enviaré información sobre el nuevo curso on-line que comienza el 29 de Octubre.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar