Volver al sitio

¿Qué es y cómo encontrar tu propósito personal? (parte 1)

Teniendo en cuenta que un cambio de libreto es necesario para la forma que tenemos de percibir e interactuar con el mundo, escribo este artículo a partir de conversaciones y consultas que he recibido en las últimas semanas sobre qué es y cómo encontrar tu propósito personal.

Antes de ahondar en el tema, urge no querer tener todo claro, ordenado y clasificado todo el tiempo. La mayoría de nosotros hemos nacido y sido criados en una época en la cual tener lógicas y muchas opiniones respecto a todos los temas que eran actuales en su momento estaba socialmente bien visto y generaba confianza.

Hoy por hoy, querer tener todo claro, ordenado y clasificado todo el tiempo no es más que el principio de una vida ajetreada y con estrés. Está bien que no lo sepas todo, está bien que dudes, está bien que no opines, está bien que digas “no sé”, está bien el silencio, está bien que no tengas que tener una opinión bien fundada para todos los temas de los cuales conversan tus amigos o amigas.

Una vida menos estresada y en paz comienza al tener menos puntos que defender, menos obsesiones, menos opiniones tomadas respecto a temas que van cambiando, evolucionando y transformándose a una velocidad muy superior respecto a la época de la que venimos.

Si de todos modos te empecinas en tener todo claro y quieres que todo siga siendo como era antes, es algo que te haces a tí y a los tuyos. Ten claro que no sólo te lo haces a ti mismo o ti misma, también impacta en tu entorno familiar y social. Es decir, afecta de una u otra manera (y en gran parte esto depende de cómo ellos se lo toman) en tus hijos, hijas, pareja, amigos, amigas, personas que quieres y te rodean.

Piénsalo un momento... ¿Quieres seguir haciéndote eso realmente? ¿Acaso no crees que te mereces una vida más plena y feliz?

Una idea que me ha ayudado es la siguiente: Solo es necesario tener una opinión sobre un determinado tema en el momento que haya que tomar una decisión.

Como ejemplo práctico podemos decir que muchos de nosotros no tenemos que tomar decisiones políticas determinantes todos los días (si cuando votamos pero eso no sucede todos los días) y sin embargo caemos en nuestra propia trampa de buscar constantemente una figura que nos represente (dejar de hacerlo empieza por ti).

¿Por qué digo esto?

Tener claro tu propósito personal es el camino hacia una vida más plena y feliz. Para ello debes abrir la puerta a una nueva vida, abrirte a posibilidades que no concibes como posibles y que solo se transforman en oportunidades una vez que tú cambias, creces y te desarrollas.

Si no estás dispuesto o dispuesta a fluir en la incertidumbre hay algo que de entrada no cuadra, hay un permiso que no te has dado. Querer tener todo tan claro desde el principio es como saltar sin querer despegar los pies del piso, suena absurdo cierto?

Para abrir tu puerta es necesario saber de qué hablamos cuando hablamos de propósito personal. Empecemos por dejar en claro que el propósito personal no es un objetivo, no es una meta y no es algo que anhelas lograr o alcanzar.

Vale decir que tu, entregando tu don al mundo, eres tu propósito personal. No es algo que debas inventar, no es un papel que debas interpretar, no es algo que debas pensar ni tampoco es un objetivo al que debas aspirar.

El propósito personal tiene tres componentes esenciales: una de identidad, una de utilidad (funcionalidad), y otra de sentido o significado. Ampliaremos estas tres componentes en la siguiente entrega de este artículo.

El propósito es algo que se redacta, se materializa en una oración, una frase, un párrafo, una prosa (no importa la forma en la que esté escrita), es el destilado de tu experiencia personalísima a tres preguntas fundamentales:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Para qué estoy acá?
  • ¿Cómo mi originalidad se pone al servicio de mi para qué?

El camino hacia tu propósito personal tiene parte de descubrimiento y parte de diseño. Y hay algo que debes saber, ya eres parte de tu propósito personal. Como diría J.R.R. Tolkien, no todos los que vagan están perdidos.

Estar vivo y haber vivido es parte del camino. Aunque no sepas hacia dónde ibas, ni por qué ibas, esto es algo que iniciaste hace tiempo por más que no seas consciente de ello.

El experimentar, vivir y responder cada una de las preguntas fundamentales para des-cubrir (quitar la cobertura de algo que ya está contigo) tu propósito personal requiere tiempo, vida, camino, ejercicios y hay métodos para ello (no hay recetas mágicas que harán el trabajo por ti, hay métodos paso a paso que puedes utilizar para ir develando y re-interpretando tu historia de manera de construir un futuro que te realiza y hace sentir pleno o plena).

¿Por dónde continuar?

Si bien la segunda entrega de este contenido es ¿Qué es y cómo encontrar tu propósito personal? (parte 2) quisiera, además de dejar la pregunta "¿Por dónde continuar?" sobre la mesa, invitarte a que revises los siguientes artículos de este blog:

Te recuerdo que puedes suscribirte gratis dejando tu correo acá abajo y recibirás artículos y entrevistas a profesionales conscientes todas las semanas en tu bandeja de entrada. ¿Qué te pareció esta entrega? Me gustaría leerte en comentarios aquí abajo.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar