Volver al sitio

¿Qué es la inteligencia emocional?

Daniel Goleman, es para muchos, sinónimo de Inteligencia Emocional. Autor del bestseller mundial “Inteligencia Emocional”, el psicólogo estadounidense es reconocido a nivel mundial por sus estudios e investigaciones en liderazgo organizacional, comportamiento humano, coeficiente emocional y el efecto de las emociones en la vida cotidiana de las personas y empresas.

La inteligencia emocional es la habilidad de reconocer y gestionar nuestras emociones para que, teniendo en cuenta el entorno, podamos usarlas como guía para el pensamiento y la acción.

Si hablamos de la inteligencia emocional como una habilidad, significa que podemos entrenarla.

Goleman plantea que la inteligencia emocional es el resultado de integrar 5 pilares fundamentales a nuestra vida. Teniendo en cuenta que para integrar dichos pilares hay que conocerlos, describiremos cada unos de ellos a continuación:

5 Pilares de la Inteligencia Emocional

1. Autoconocimiento: el autoconocimiento emocional está íntimamente ligado a nuestra capacidad de identificar las emociones que sentimos en el momento que las sentimos.

Los seres humanos distinguimos 6 emociones básicas: miedo, asco, alegría, tristeza, sorpresa e ira. ¿Cómo sabemos que todos los seres humanos distinguimos eso? Pues se han realizado estudios con personas no videntes y, analizando sus gestos faciales al reproducir cualquiera de estas emociones básicas, coincidían con los gestos e impresiones de una persona vidente.

Esto nos ayuda para llegar a la conclusión de que no se nos enseña a poner caras a cada una de las emociones básicas. Ese conocimiento ya está en el ADN de nuestra raza y nos viene “de fábrica” a través de los miles de millones de año a través de los cuales hemos ido evolucionando.

2. Autorregulación (conocido también como autocontrol): este segundo pilar nos habla de la competencia personal de gestionar nuestras emociones. Hablamos de “gestionar” y no de “controlar” nuestras emociones pues, dependiendo nuestro nivel de consciencia, tendremos o no control sobre ellas. Para conocer más sobre “control” emocional puedes ir al artículo ¿Hasta dónde controlamos lo que sentimos?

Han surgido indicadores y test para medir cuán emocionalmente inteligente somos (IE), pero sin duda una prueba rápida para medir nuestra inteligencia emocional, es observar cómo reaccionamos a lo que sucede en el día a día. Una persona que sólo reacciona tiene menor IE que una persona que elige cómo accionar.

Es decir, si somos capaces de gestionar nuestra acción luego de sentir la emoción habla de nuestro progreso como seres emocionalmente inteligentes.

Antes de elegir cómo accionar frente a un suceso determinado debemos tener la habilidad de conocer de qué emoción se trata. Esto se logra nombrando la emoción (ver las 6 emociones básicas de la Inteligencia Emocional).

3. Automotivación: si bien los autores que han estudiando la motivación hablan de motivación intrínseca y extrínseca -sobre todo en el ámbito de equipos deportivos y de liderazgo emprendedor-, la automotivación es la componente interna de la persona y está determinada por nuestra actitud frente a la vida.

Las personas que son capaces de mantener su entusiasmo más allá de lo acontecido, son aquellas que eligen conservar y alimentar de manera consciente su motivación.

Es menester tener en cuenta que no es lo mismo ser optimista que mantener el entusiasmo. Optimista es aquel capaz de tomar la realidada por su lado más favorable. Entusiasmo proviene de dos raíces: 'en' y 'theos'. Theos viene del griego 'Dios', y si hablamos de alguien capaz de mantener el entusiasmo hablamos de alguien que está lleno de Dios.

Distinguimos optimista de entusiasta dado que el optimista depende de como vea lo que suceda en el mundo (si bien hay personas más optimistas que otras, esto se entrena), y el entusiasta es quién internamente elige su actitud frente a lo sucedido más allá de la lectura que se haga sobre la situación.

Si quieres leer más sobre cómo automotivarse y mantener tu entusiasmo puedes ir al artículo Motivación vs Compromiso, ¿Por qué te pagan?

4. Empatía: el cuarto pilar de la IE es el primer pilar que contempla un otro a la hora de su definición. Lo que comúnmente se conoce como “ponerse en los zapatos del otro”, se define como la capacidad de interpretar e identificar las emociones que siente el otro.

Nótese que se dijo interpretar e identificar. Nunca sabremos a ciencia exacta lo que siente el otro, podemos interpretarlo (según nuestro observador) e identificarlo (según cuan buenos seamos poniendo nombre a lo que siente el otro en el momento que lo siente).

Sobre la definición de empatía podemos tener tantas opiniones como humanos caminan este planeta pero, pensemos un momento, no todos entendemos que “ponernos en los zapatos del otro” es interpretar e identificar sus emociones. No me gusta dar nada por supuesto y, perdónenme los expertos pero… “Ponerse en lo zapatos del otro” no me suena igual que “interpretar e identificar las emociones que un otro siente”.

La falta de empatía más común en equipos de trabajo se manifiesta justamente por suponer algo que pensábamos que al otro le sucedía.

En lo personal, en mi trabajo como coach ontológico, no dar nada por supuesto -y preguntar todo lo que sea necesario para interpretar mejor al otro- ha sido una clave que ha incrementado mi capacidad de empatizar.

5. Habilidades Sociales: este último pilar de la Inteligencia Emocional no sólo hace referencia a otras personas, sino que contempla la comprensión, puesta en práctica y entrenamiento de los cuatro anteriores.

Decimos que las habilidades sociales son el conjunto de acciones que somos capaces de diseñar y emprender hacia otros o con otros para lograr un fin determinado. Esto presupone haber empatizado con las personas que componen el entorno en el cual vamos a actuar.

Las habilidades sociales también se conocen con el nombre de Inteligencia Interpersonal y juega un rol fundamental a la hora de relacionarnos con nuestros compañeros de trabajo, con nuestras familias y con el mundo en el cual todos estamos inmersos.

Para recibir directamente en tu bandeja de entrada artículos de valor, puedes dejar aquí abajo tu dirección de correo y tendrás contenido fresco y nuevo todas las semanas. Si quieres, también puedes compartir este contenido con amigos y personas a las que les puede ser útil. Desde ya estoy muy agradecido por eso.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar