Volver al sitio

Ideas para ser felices en la era digital: Niveles de consciencia (parte 2)

Este artículo viene de Ideas para ser felices en la era digital: Niveles de conciencia (parte 1), si aún no lo has leído y no sabes a qué nos referimos cuando decimos niveles de consciencia, lo más aconsejable es que te des una vuelta por allí antes de continuar.

Para entrar en materia, hablando de los niveles de conciencia, dijimos que existían tres grandes niveles evolutivos en la cual todos los seres humanos podemos llegar a identificarnos. En la parte 1 de ésta entrega nos metimos a fondo con el nivel I o el nivel de conciencia de la víctima, y hasta dimos pistas de cómo comenzar a salir de él.

A continuación desarrollaremos el nivel II y el nivel II.

Nivel de conciencia del protagonista

No importa si por dolor o por amor, las personas que se encuentran en éste estadío han comenzado a valorar la importancia de la calidad de las relaciones, personas y objetos que rodean su vida.

Aquí, comenzamos a hablar sobre “ser la mejor versión de nosotros mismos” y aspiramos a que la cantidad de nuestros resultados esté en función de la calidad.

Nos ponemos objetivos, definimos un norte y paso a paso caminamos hacia nuestras metas. Hemos dejado de compararnos con los demás para compararnos con nosotros mismos y le damos importancia al sentido de nuestras acciones.

Lo que hago y lo que digo comienza a ir en la línea de lo que pienso y siento. Me ocupo de mi y de mis emociones. Busco generar proyectos y relaciones que me nutran. Digo “no” a todo aquello que me aleja de lo que quiero para mi vida, me cuido, miro con otros ojos mi historia personal y poco a poco voy ganando interioridad y profundidad.

Soy consciente que lo que doy y como lo doy. Acepto que ser como estoy siendo influye en mi entorno, en los demás y en los resultados que consigo.Me doy espacios para leer, crecer, alinear mis valores con mi actividad diaria y descubrir mi propósito personal.

Disfruto de la vida. Valoro colaborar con los demás y dedico tiempo a co-crear ideas y proyectos dónde lo colectivo esté por encima de lo individual.

Dejo el “¿Qué gano yo con esto?” para pasar al “¿Qué puedo aportar yo aquí?”

No hay lugar para la crítica, la queja y la excusa. Entiendo que todos hacemos lo mejor que podemos con lo que tenemos a mano y que tal vez si todos facilitamos una mano se haría más sencillo.

Tenemos tiempo para parar la pelota y preguntarnos “¿Para qué hago esto?”. Tomo consciencia que hacer que las cosas pasen no es lo mismo que esperar que pasen.

Vivo más despacio, es como si de repente, tuviera un tiempo más para decidir, para poner conciencia a lo que estoy viviendo y la vida tiene más vida.

De a poco empiezo a poner amor en lo que hago, más allá que aún no viva de lo que ame hacer.

Si bien éste nivel de conciencia proactivo y decidido es una evolución del primer nivel, aún podemos vivir desde un estadío diferente. Aún hay otro paso en la evolución de una conciencia y es el nivel III.

Para pasar del nivel II al nivel III es necesario vivir valorando el proceso por el proceso mismo y, poco a poco, soltar el resultado. Valorar el camino mucho más que el destino y las personas con las que me rodeo más allá de cualquier resultado que consiga.

No estoy hablando de ciencia ficción ni de realidad paralelas. En el mundo que vivimos, más en oriente que en occidente, hay personas que viven de lo que aman, aman de lo que viven y dedican su vida a una causa que contribuye a hacer de éste, un mundo mejor.

Nivel de conciencia del co-editor del guión

Desde éste nivel de conciencia reconozco que hay una inteligencia mayor a la mía que ha sido capaz de crear montañas, ríos, mares, animales, paisajes y hasta la vida humana.

Me integro y me considero como un ser de cuatro dimensiones (física, mental, emocional y espiritual) y, no sólo de dos (física y mental), o de tres dimensiones (física, mental y emocional).

Puedo observar que nada cambia, pero como yo cambié, todo cambió. Tomo decisiones desde el amor y no desde el miedo.

La vida pasa a ser un misterio por descubrir y no veo problemas, sino situaciones que buscan despertar y ayudarme a evolucionar. Suelto la idea de justicia-injusticia para abrazar el hecho que todo lo externo es un espejo que busca que hagamos consciente eso que aún no hemos integrado.

Desde éste nivel de conciencia se valora el estar presente, aquí y ahora. El conectar con la mirada de un otro pasa a ser un goce magnífico.

Aquí no hay miedo, no hay competencia. En éste mismo momento soy uno con la vida y empiezo a considerar que soy porque somos. Es decir que los demás me permiten y facilitan que sea quien yo quiera ser.

Entiendo que todos tenemos un propósito, que para encontrarlo debemos despertar y que cada uno vive su propio camino hacia el despertar.

Se puede disfrutar de lo que antes parecía pequeño y absurdo, le doy lugar al silencio y a la pausa. Todo es digno de ser y abrazo que lo que sucede, conviene.

Reconozco en todos y en cada una de las personas un maestro del cual puedo aprender y un aprendiz que vive su propio camino de aprendizaje. Aprendo algo nuevo todos los días.

Somos más auténticos, como los niños. Decimos lo que pensamos y entendemos que nadie me hace, me ofende o me insulta si no le concedo el poder para que lo haga.

Reconozco que la realidad es neutra. El bien o el mal no están allá afuera, están en mi y es una clasificación que usa mi cerebro para ordenar e interpretar la realidad.

Compartir el silencio con un amigo o nuestra pareja deja de ser algo incómodo y pasa a ser una dimensión maravillosa de explorar. Compartir lo más sencillo, como mirar el atardecer o el amanecer, empieza a tener un gustito único.

Me siento agradecido sin ningún motivo especial y a la vez soy consciente que estar vivo es un motivo súper especial para agradecer.

Encuentro las actividades en las que me siento fluir, en las que siento que no importa el resultado de la actividad sino estar en la acción misma.

Entro frecuentemente en un estado de flow dónde pierdo la noción del tiempo y del espacio. Valoro contribuir y cada día trae consigo su propia gracia.

Como soy parte de la inteligencia que me ha creado concibo el hecho de que parte de esa inteligencia vive en mí y reconozco que vive en todas y cada una de las personas que vivimos en el mundo.

Puede que todo esto resulte nuevo para tí (o tal vez no). De nuevo me gustaría dejar en claro que hay personas que viven desde éste lugar en este mismo planeta tierra que vos y yo pisamos.

Los niveles de conciencia son dinámicos y afectan todos los ámbitos de nuestra vida. Puede que no estemos sólo en uno de ellos. En el ámbito de lo personal podemos estar en II y en el ámbito profesional estar en I.

Parte del crecimiento y desarrollo personal es integrarlos y llevarlos a todos los ámbitos de nuestra vida. Los componen sistemas de creencias en las que todos nosotros vivimos y a la cual todos tenemos acceso.

Me gustaría saber ¿Cómo te toca o afecta a tí lo que aquí hemos expuesto? Dicen que los textos son mitad de quien los escribe y mitad de quien los lee, ¿Tu que opinas de todo esto?

Espero leerte en comentarios y gracias por acompañarme durante estos minutos.

Buenas Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar