Volver al sitio

El combustible de la pasión, ¿Qué la alimenta realmente?

Si alguna vez escuchaste o leíste consejos como... “sigue tu pasión” o “hazle caso a tu corazón” pero en vez de resultar inspirador te traían aún más confusión y frustración entonces puede que este artículo te sea de mucha utilidad.

Sociólogos, filósofos contemporáneos e investigadores del comportamiento humano se están haciendo hoy mismo la siguiente pregunta:

¿Cómo despertar o generar pasión a largo plazo
por algún tema en particular en niños, niñas y jóvenes?

La investigación que gira en torno a la pasión y la educación de la misma, presupone una condición fundamental propia de la era digital en la que vivimos: los medios para aprender y relacionarnos con quienes nos pueden enseñar un tema en particular (llámese internet, biblioteca mundial, personas influyentes, mentores, maestros, youtubers, etc.) cada vez tiene un costo más pequeño y está al alcance de cualquier persona que tenga una conexión a internet.

Si quieres darle una vuelta de rosca o conocer más sobre porqué los expertos dan por supuesta esta condición fundamental te sugiero que vayas a La era del conocimiento requiere un nuevo despertar.

Entrando en materia, se estudió y observó que dedicarte a lo que te apasiona es una característica común entre muchas de las personas que viven una vida feliz, plena y abundante.

Si quieres escuchar testimonios de personas que encontraron su pasión y viven de lo que aman te invito a ver las conversaciones y entrevistas que mantuve con Lu correa, Fede Paz ó Fabián Fiorito.

Pero… ¿Qué relación hay entre la pasión y el talento? ¿Acaso nacemos apasionados o es algo que puede cultivar?

Para responder estas preguntas es necesario reconocer y afirmar que si existe una característica que identifica a los niños y las niñas de nuestra especie, es la curiosidad. Resulta que cuando somos pequeños, generalmente desde los 2 o 3 años hasta los 15 o 16 años, tomamos contacto con personas, temas, elementos, tópicos o cuestiones que pueden llegar a encender algo en nosotros.

Lo importante no es cuán grande es eso que se enciende, lo importante es que, por más imperceptible que parezca, hay algo dentro nuestro que se movió. En este punto la pasión se asemeja al talento.

Sabemos que talento no viene terminado y completo, sino que viene en forma semilla. Para pasar de tener la semilla de un talento a convertirnos en personas talentosas hacen falta en promedio, unas 10.000 horas de práctica deliberada en un campo determinado (si haces los cálculos y te lo propones verás que no lleva mucho tiempo convertirse en un experto).

Así como el talento viene en forma de semilla, la pasión viene en forma de chispa. Si bien la chispa es una respuesta interna a actividades, elementos, estímulos o experiencias externas, una vez identificada puede crecer e intensificarse a medida que más "material combustible" le damos.

Si hacemos doble clic sobre esta idea, descubrimos que la pasión, al igual que la habilidad o capacidad en alguna disciplina, se puede educar, cultivar e incluso acrecentar con el paso de los años, las experiencias y las horas de dedicación.

Es decir, el “material combustible” que alimenta la pasión es sinónimo de horas, estímulos y actividades a las que decidimos exponernos. Tal vez estés pensando algo como... "Si acrecentar nuestra pasión por algo depende de las horas y los estímulos, aún no me queda claro por dónde empezar a encontrar nuestra pasión".

Para encontrar nuestras pasiones es necesario echar mano a nuestra memoria emocional y corporal. La pasión, como cualquier emoción o estado anímico, se siente en el cuerpo. A veces la sentimos cuando somos niños, pero suele ser tan imperceptible que, si no estamos atentos, si no aprendimos a escuchar lo que el cuerpo nos dice, podemos pasarnos años derrochando una oportunidad de oro, la de seguir una pista que nos lleve a nuestra pasión.

Si bien es cierto que mientras más joven seas más fácil te será seguir esa pista y tomar decisiones respecto a tu pasión, así como el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años el segundo mejor momento es ahora.

De hecho, sin importar la edad, esto es algo que muchas personas que han logrado cierto grado de "éxito" hicieron. Por algún motivo ya sea personal o de su entorno, tomaron la decisión de alimentar la chispa de su pasión y se enfocaron en destinar tiempo, dinero y energía en algo en lo no eran expertos desde el principio y simplemente les movilizaba algo dentro suyo.

A pesar que esto sea sencillo de comprender, para comenzar a educar y cultivar la pasión es necesario tomar la decisión consciente de hacerlo, sabiendo que encontrarla es posible y que podemos utilizar a nuestro favor lo que se conoce en psicología positiva “el efecto bola de nieve”.

Si bien el nombre de este efecto es muy gráfico, el efecto bola de nieve se produce cuando pequeñas acciones, realizadas durante el suficiente período continuado de tiempo, generan tal resultado que sólo podría ser posible por la acumulación de cada una de estas acciones que son parte indispensable del proceso. O lo que es lo mismo que decir, comienza con acciones pequeñas, continúa de forma consistente y permite que el tiempo juegue su partida.

Teniendo en cuenta que la pasión se puede encontrar y se puede cultivar, es indispensable volver a nosotros mismos y permitirnos entrar en contacto con nuestra memoria emocional y corporal. A partir de ahora, cuando escuchemos “sigue tu pasión” deberíamos traducirlo como “escucha con qué temas tu cuerpo se entusiasma e invierte horas en ello”.

Vivir nuestro propio proceso de autoconocimiento y prestar atención a la sabiduría que nuestras emociones dejan entrever en nuestros momentos de ocio, goce y disfrute pleno puede ser una pista a seguir. Para conocer más sobre la sabiduría de nuestras emociones sugiero ir a ¿Qué es la inteligencia emocional?

Quiero agradecerte por haberte dado la posibilidad de explorarte en esta lectura y haber llegado hasta acá. Si te interesó el tema te sugiero continuar la lectura en ¿Cómo encauzar tu pasión y vivir de ello?

Si tienes tienes ganas de vivir tu propio proceso de encontrar a qué dedicarte y vivir desde tu pasión pero aún tienes dudas o consultas puedes escribirme personalmente a hola@facundolozano.com, o dejar aquí abajo tu dirección de correo electrónico y con gusto podremos conversar.

De corazón te deseo Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar