Volver al sitio

De la mente a la acción consciente: ¿Cómo? (parte 1)

No puedes comenzar a fluir si no das el primer paso, para llegar al sitio que

“algún día” te gustaría llegar tienes que salir hoy de dónde estás

Cuando decidimos enfocarnos en la acción y olvidarnos del resultado todo parece ser más simple y se siente tranquilidad al avanzar sin esfuerzo. Pero… ¿Cómo enfocarnos en el acción y olvidarnos del resultado? ¿Qué caminos útiles encontramos a la hora de enfocar nuestra mente dispersa?

Para abordar la respuesta a esta pregunta es necesario ir por partes y, antes que todo, revisar desde dónde estamos pensando y encuadrando la situación que tenemos en frente.

La manera de pensar y encuadrar las situaciones son el “molde” personal que luego dará forma a la experiencia de cualquier situación. O, dicho de otra forma, lo que piensas y cómo lo piensas admite o limita (abre o cierra) posibilidades de experimentación.

Si sientes que un cambio en la manera de encarar las situaciones de tu vida es necesario escríbeme un correo a hola@facundolozano.com con el asunto "quiero un cambio".

Así como existen tres tipos de días, la entrega de hoy tendrá componentes que podemos aplicar a cada uno de ellos para ayudarnos a mantener nuestra mente enfocada en la acción presente:

  • Días para pensar, ordenar y planificar

  • Días para ejecutar

  • Días para nutrirnos y evaluar

Días para pensar, ordenar y planificar

Antes de comenzar a ejecutar es necesario parar y ordenar la ejecución. Perdón, no es necesario, es indispensable. Por más absurdo o simple que suene, la mayoría de los problemas de dispersión mental y emocional suelen venir por tener la sensación de no estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.

Para encauzar nuestra energía revisaremos tres ideas clave sobre las que basamos nuestro encuadre de cualquier situación:

1. Expectativas

Revisar y blanquear las expectativas que tenemos de nuestra acción contribuye a la creación y el mantenimiento de una autoestima sana. La autoestima equivale a la distancia que existe entre lo que queremos ser (ser ideal) y lo que creemos que somos (imagen de uno mismo). No importa que tan “deteriorada” tengas la imagen de vos mismo, comenzar a cambiarla es posible y blanquear tus expectativas es una puerta de entrada.

Una vez blanqueadas tus expectativas debes preguntarte qué acciones están alineadas a los resultados que esperas conseguir. Para esto sugiero tomarse un tiempo, siéntate en un lugar que disfrutes y anota en un papel. Cuando tengas una lista de posibles acciones, hazla revisar por un par, por un mentor o por alguien que sientas que pueda colaborar.

Además de tener la posibilidad de recibir nuevos puntos de vista, esto nos fuerza a ejercer la vulnerabilidad (una hermosa práctica para ayudarnos a desarmar nuestra estructura egoica). Mostrar nuestras intenciones a otra persona es un acto de “desnudez” que puede resultar muy constructivo.

¿Por qué esto tiene sentido? A veces nos vemos ejecutando acciones como monos de repetición y no somos conscientes que, tal vez, esas acciones no nos lleven a cumplir las expectativas que pretendemos. Parar, pensar y obtener información de otros introduce aire fresco en nuestra vida.

Párrafo aparte y sugerencia para aquellos que trabajan en relación de dependencia: antes de hacer cualquier tarea conoce las expectativas que tu jefe tiene de vos (y si es posible también las que tiene el jefe de tu jefe). Esto requiere ir a preguntar y tener la humildad de hacer silencio para escuchar lo que dice y no lo que queremos escuchar.

2. Lealtad

Muchas veces pensamos el concepto de lealtad en relación a otros y no en relación a uno mismo. Si revisas tu agenda de las última semanas, ¿A quién sos leal con tus acciones? ¿Estás por el camino que verdaderamente quieres ir? ¿Hay algo que necesites parar para reconfigurar?

Nunca es tarde para parar y volver a comenzar. Es cierto, no cambiarás lo que sucedió pero tomar decisiones sobre lo que puede suceder te empodera y abre la posibilidad a diseñar una vida de manera elegida y no azarosa. Si quieres leer un poco sobre esto te sugiero ir a Una calmada transformación: cambiar sin correr es posible.

Para saber por dónde recomenzar siempre recomiendo revisar tu propósito personal. Acá dejo link a ¿Qué es y cómo descubrir mi propósito personal?

3. Profesión

La profesión de cada uno puede ser vista como una excusa para expresar nuestra forma de ser y, al mismo tiempo, obtener medios para desarrollarnos. Cuando digo obtener medios no me refiero solo a dinero. Un camino muy corto para ser más feliz en el día a día es empezar a generar ingresos por una actividad en la cual conectemos con lo que nos gusta hacer.

Antes de pensar cómo obtener mayores resultados por lo que haces, debes pensar qué vas a brindarle a los demás. Todas las profesiones son en relación a los demás, todos estamos al servicio de alguien. No existen profesiones más sociales que otras. Quien hace un puente lo hace para que otro lo use, quien hace comida la hace para que alguien se alimente, quien hace una casa la hace para alguien. Somos, como sociedad, en relación a los otros.

Si quieres leer más sobre esto te invito a: ¿Cómo encauzar tu pasión y vivir de ello?

Esto aplica a vos si vives en un civilización conectada a internet. Puede que si vives en un bosque haya cosas que no apliquen a ti pero posiblemente, si no tienes internet, no estés leyendo esto.

Para que te vaya mejor en tu vida es necesario que a los otros les vaya mejor (sea un cliente, tu jefe, tu pareja, o cualquier persona a la que quieras beneficiar). Una clave para ponerte a su servicio es comenzar a preguntar más seguido “¿Cómo puedo serte útil?”

Días para ejecutar

Respecto a la ejecución me gustaría que te des una vuelta por dos artículos que te serán de mucha utilidad sobre este tema y los dejo acá linkeados:

¿Qué te pareció esta entrega? La parte siguiente, donde conversaremos sobre cómo gestionar y qué hacer en los días para nutrirnos y evaluar estará disponible el próximo lunes. Para recibirla directamente en tu bandeja de entrada te invito a dejar tu dirección de correo acá abajo.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar