Volver al sitio

¿Cómo tomar mejores decisiones? (Y por qué conocer el “Camino del Héroe” cambiará nuestro modo de tomarlas)

Es muy posible que sientas que en esto de tomar buenas decisiones no hayas tenido la suficiente formación. En lo personal, no recuerdo haber cursado o, bueno, puede que haya faltado a clases el día que dieron “Decisiones para primerizos” en primaria, “Tomando decisiones en la adolescencia” en secundaria ó, “Decisiones I” en la universidad.

Lejos de hablar de mí mismo y de si falté o no a clases esos días, este artículo va de cómo tomamos decisiones, en qué nos basamos y cómo aprendemos a tomarlas.

Es un hecho que todos y cada uno de nosotros debemos tomar decisiones. Si no tomamos decisiones sobre nuestra vida, alguien acabará tomándolas por nosotros. Esto aplica para todos los ámbitos de la vida y no importa cuán relevantes sean estos mismos, siempre habrá decisiones por tomar.

Nos hemos acostumbrado a que debemos tomar decisiones conscientes sólo en momento cruciales como el hecho de elegir un compañero/compañera con quien compartir la vida ó, elegir una carrera u oficio al cual dedicarnos.

Lo cierto es que, decidir es de uno de los pocos asuntos constantes en nuestro día a día, y nadie está exento de ello.

Retrocedamos un poco la película de nuestra vida y pensemos, ¿Cuándo empezamos a tomar decisiones? Puede que muchos de nosotros recordemos nuestra infancia y la ardua tarea de elegir un solo gusto de helado habiendo cientos de ellos como opciones posibles en la heladería preferida de nuestros padres. Si no es así, no te preocupes, aún estás cuerdo.

De todas formas te invito a que retrocedas esa película hasta que algún suceso capte tu atención y hayas tomado alguna decisión determinante. Cuando tengas la foto de ese momento en tu cerebro te propongo que respondas estas tres preguntas:

  • ¿Con qué información contabas -o podrías haber contado si sabias a quien preguntar- a la hora de tomar la decisión?
     

  • ¿De qué otras posibles opciones eras consciente?
     

  • ¿Cuáles eran las consecuencias o el impacto que tendría cada una de las opciones en tu vida futura?

Más allá de cuales sean tus respuestas, estas preguntas ponen sobre la mesa tres variables que a ninguno de nosotros se nos enseñó a considerar -al menos en la educación convencional o tradicional-. No digo que estas sean las únicas variables importantes a considerar, pero sin duda son variables que debemos considerar en el proceso de tomar nuestra decisión.

El camino del héroe plantea seis estadios que todos nosotros hemos atravesado o estamos atravesando en algún ámbito de nuestra vida:

  1. Llamada a la aventura: esto sucede o sucede. Puede presentarse de dos maneras: podemos elegir el llamado, por ejemplo cuando decidimos encarar un proyecto nuevo; o, puede que el llamado nos elija a nosotros como es el caso del fallecimiento de algún ser querido o el fin de una etapa académica.
     

  2. Negación: negar “el llamado” es una reacción instintiva de nuestro cerebro reptiliano. Inmediatamente se nos disparan una de estas tres opciones: huir, atacar o defendernos. Solemos preguntamos “¿Por qué a mí?”. Incluso, podemos llegar a quejarnos, llorar y odiar lo que nos sucede.
     

  3. Miedo: se despierta cuando tenemos esa sensación de que pase lo que pase algo vamos a perder. De cierta forma esto es cierto, tomar una decisión implica, tácitamente, tomar la decisión de decir “no” a toda otra opción posible para nosotros en ese momento determinado. Por desgracia nuestra mente tiende a enfocarse más en lo que vamos a perder en vez de poner foco en todo lo que vamos a ganar.
     

  4. Travesía por el desierto: esta es la etapa de duelo. En ella tenemos un encuentro cara a cara con el dolor. Es muy útil para tomar consciencia que el estado natural de la vida es el cambio, que todo nace en algún momento y muere en otro.
     

  5. Creamos una nueva realidad y nuevos hábitos: una vez que logramos atravesar nuestro desierto tenemos la oportunidad de despertar a aquello que vamos a ganar. Para ello, aceptamos el cambio, nos hacemos de los recursos que sean necesarios y partimos en búsqueda de lo nuevo.
     

  6. Fin de la aventura: es la última etapa y adivinen qué sucede cuando llegamos acá. Sí, otro llamado a la aventura llega a nuestra vida.

Creo que ahora, muchos de nosotros entendemos porque en las películas que vimos de niños, el personaje principal debía tener un tiempo de desierto y duelo antes de superarse y salir renovado. Ser conscientes de este camino nos trae tres buenas nuevas:

  1. Negar lo que nos sucede es totalmente natural (nuestra mente reacciona de esa forma).
     

  2. Todos sentimos miedo.
     

  3. Atravesar el desierto siempre trae algo bueno (solo debemos descubrir qué).

También es agradable saber que tomar decisiones es un proceso que debemos transitar y, equivocarse es parte del proceso de aprendizaje. Ninguno de nosotros aprendió a montar en bici sin caerse ó a caminar sin equivocarse. Es crucial saber que cada caída o equivocación quiere enseñarnos algo, no castigarnos ni condenarnos por no hacerlo de manera perfecta de buenas a primeras.

Tomar decisiones es un proceso y finaliza cuando tomas acción. Durante el proceso podemos recabar toda la información que deseemos, considerar otras opciones posibles y evaluar el impacto de cada una de ellas en nuestra vida, antes de tomar la decisión y entrar en acción. Elegir y no actuar es como no haber elegido aún.

Por último, me gustaría dejarlos con la siguiente idea: tomemos la decisión que tomemos, está debe llevarnos a estar en paz con nosotros mismos y contribuir a nuestra felicidad. La felicidad está más ligada a elegir un camino con sentido y no tanto con el resultado de ese camino. El resultado es importante, nadie dijo lo contrario. Pero puedo decir que, paradójicamente, los mejores resultados se obtienen cuando el camino elegido tiene sentido de ser transitado.

Si quieres recibir, todas las semanas, artículos de valor directamente en tu bandeja de entrada, puedes dejar aquí abajo un comentario y tu dirección de correo. Estaré encantado de leerte.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar