Volver al sitio

¿Cómo surfear la ola de cambios en esta era?

"Cuando dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa,  

procuro hacerla enseguida”

Esta es una frase no tan conocida de un célebre personaje del siglo pasado. Sin revelar todavía quién dijo esto, voy a tomar la actitud que su frase encierra para introducir el artículo de hoy junto con algunas de las preguntas que me he venido haciendo últimamente:

¿Qué pasa si el sistema jubilatorio verdaderamente está en quiebra? Y es algo que está sucediendo a nivel mundial no sólo a países del mundo emergente como en latinoamérica.

¿Qué pasa si los puestos de trabajo son la nueva especie en peligro de extinción? Como comenté en otros artículos no estamos en crisis, la vida globalizada de la cual hoy somos parte cada vez irá en aumento y no volveremos atrás. Si quieres conocer más sobre esto te dejo el link a la entrevista con Martin Traverso.

¿Qué pasa si lo que funcionaba o era “garantía” de éxito en la era de nuestros padres y abuelos ya no funciona en pleno siglo XXI?

Cada vez somos más los que nos damos cuenta que el verdadero impacto, el verdadero valor que podemos entregar a otros seres humanos no es el saber sino el saber hacer y el comunicar cómo hacer.

Como humanidad hemos caminado durante siglos en la línea de que “el conocimiento es poder”, pero… ¿Y si no hago nada con ese conocimiento? ¿Sigo “pudiendo” lo mismo?

Podemos entender al poder como capacidad de acción, como la habilidad para hacer que las cosas sucedan, y no como a un sitio de mando (de autoridad por un cargo determinado) o una posición desde la cual emitir una opinión. Si bien es algo que es necesario reconocer, no conviene dar por sentado que todos lo sepamos.

De hecho he escuchado a más de una persona decir que cuando tal cosa suceda todos sus problemas ya no existirán. Como si llegar a algún lugar, cumplir un objetivo, obtener cierto reconocimiento o asumir tal posición fuese un mágica mutación para los “problemas” de su vida.

Si en algún punto te reconoces e identificas con esta forma de pensar te recomiendo que leas Ideas para ser felices en la era digital: Niveles de consciencia y dejes tus comentarios al final de este artículo.

En esencia, el verdadero poder (capacidad de acción) reside dentro tuyo, no fuera (por ende nadie te lo puede robar ni tienes que salir a buscarlo a otro lugar que no sea hacia dentro).

Poco a poco estamos valorando cada vez más a quienes saben hacer y lo ponen en práctica, así como a quienes conocen a los que saben hacer, de ahí la importancia de las redes de vínculos que puedas construir con mentores, compañeros/as de viaje y aliados de tus proyectos.

Estudios realizados en Estados Unidos han demostrado que, a la velocidad a la cual hoy cambia el mundo, la información y los contenidos sobre una disciplina o problemática en particular quedan obsoletos y son ineficaces en sólo 10 años.

Entonces… ¿Por qué seguimos pensando en estudiar carreras universitarias? ¿Qué decisiones nos conviene tomar en pos de estar más preparados para el mundo en el que actualmente vivimos y que vivirán nuestros hijos?

Cuando consideramos la variable tiempo en la balanza de todo lo que invierto (o sale de mí) y todo lo que recibo (o ingresa a mí), podemos decir que al cobrar mejor y tener aparentemente mayor cargo en una empresa o en el estado, también estás vendiendo más horas de tu día. O, dicho de otra forma, estás vendiendo más vida de tu vida.

Entonces vale preguntarnos... ¿Qué tan mejor es mi vida si cedo más horas de las que quiero? ¿Estamos atrapados y nada podemos hacer ante esta situación?

Los parámetros de éxito personal son completamente individuales y si quieres conocer cómo hemos evolucionado en el pensamiento de esta idea a lo largo de la historia de la humanidad te invito a leer el artículo con el que abrí este blog y se titula ¿Por qué debería tener mi propia idea de éxito?

Si asumimos un rol protagónico de nuestra vida y nos hacemos cargo del tiempo, abrimos la puerta a poner en juego nuestro poder interior. Si bien esto puede despertar temor, es totalmente natural que sintamos eso pues no hemos sido formados para ello. En "El desafío de manejar tu tiempo y ser tu propio jefe" hablé más extensamente de los roles que son necesarios conocer antes de tomar una decisión en lo profesional.

Podemos decir que saber comunicar y saber hacer saber son esenciales para poner en práctica el arte de delegar y apalancarse con los demás al apoyarte en expertos, mentores, entrenadores, un equipo, una red, una comunidad o incluso un compañero o compañera de viaje.

Esto exige humildad al decir qué cosas no sabes hacer o qué cosas otros pueden hacer mejor que tu. Si un profesional (de la disciplina que sea) sólo puede ganar más dinero entregando más tiempo de vida, es porque hay algo que no sabe (o sabe y no está poniendo en práctica) y ahí existe una oportunidad de aprendizaje en pos de vivir más libre.

No quiere decir esto que la única salida es ser tu propio jefe o tener tu propio negocio. Quiere decir que tal vez puedas negociar de manera diferente con tus empleadores (si estás en un empleo) de manera que recibas de acuerdo a los resultados que seas capaz de lograr.

¿Dónde aprendo a generar un equipo, potenciar mis dones, delegar, testear una idea en el mercado, gestionar mejor mi tiempo, mi dieron, generar sistemas que trabajen para mi y no tener que siempre entregar horas de trabajo para generar más riqueza?

Para aprender esto no hace falta ir a la universidad. De hecho puedes hacerlo con personas y profesionales que lo saben hacer y que pueden hacértelo saber de una manera dinámica, divertida y práctica.

Si quieres una vida diferente, debes empezar por tomar una actitud similar a la de Pablo Picasso, célebre personaje que nos ayudó a introducir el artículo del día con su frase inicial. Y, como él mismo decía:

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”

Si te gustaría saber qué hacer para cambiar y vivir una vida con propósito puedes escribirme un correo a hola@facundolozano.com. Espero disfrutes la lectura tanto como yo la escritura de estas líneas.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar