Volver al sitio

¿Cómo organizarse y trabajar en equipos que funcionen?

Hace un tiempo un amigo me regaló una idea en torno a las relaciones y los equipos que formamos con quienes nos rodean, y decía algo como:

“Las relaciones que establecemos con los demás nos ayudan a definir quienes somos y quiénes podemos llegar a ser”

Si bien es cierto que no es lo mismo reunir un equipo para sacar un proyecto adelante, comenzar una empresa, reunirse a estudiar o competir en un evento deportivo, hay algunos elementos esenciales en la conformación de un equipo que los expedicionarios como Sir Ernest Shackleton o emprendedores como Ignacio de Loyola, nunca dejaban al azar:

  1. Determinar el problema real

  2. Tener buenas ideas

  3. Un equipo sólido

  4. Una ejecución magistral

No me gustaría detenerme demasiado en el primero de los puntos, dado que para determinar el problema real puedes ir a ¿Quieres cambiar tu vida? Empieza por mirar diferente, y tener una idea amplia del mundo del siglo XXI en el que hoy vivimos y conocer técnicas concretas para determinar y dimensionar verdaderamente un problema.

Entremos de lleno al punto 2, tener buenas ideas. En el presente, podemos decir que tener buenas ideas está cotizando en alza y las ideas están más sobrevaloradas de lo que deberían. ¿A qué se debe esto?

A inicios de los 2000´s con el auge de las empresas .com y luego del éxito de cuatro gigantes de la industria de la tecnología, la información y la comunicación como lo son Facebook, Amazon, Apple y Google, nos “compramos” eso de que tener una buena idea podía serlo todo.

Tal cual menciona Steven Johnson en su charla TED titulada ¿De dónde vienen las buenas ideas? Las ideas, lejos de ser hechos aislados de nuestro mundo mental interior, son una red, una conexión neuronal diferente que deviene en una configuración nunca antes conformada.

Sabiendo que una nueva idea es una nueva configuración neuronal, los expertos que han investigado este fenómeno durante años, arriban a la conclusión que son el resultado de procesos paso a paso en los cuáles se han combinado diversos factores externos para generar factores internos que faciliten la “creación” de nuevas buenas ideas.

Podemos decir que, en la práctica, la creación de nuevas buenas ideas se basa en realizar y experimentar un paso a paso previamente pactado. De esta manera, cualquier ser humano (sin importar su religión o nivel de inteligencia lógica) que esté dispuesto a realizar estos procesos puede ser el “creador” de nuevas ideas.

Pasando al punto 3, para generar y mantener un equipo sólido, podemos partir de la máxima que todo equipo merece saber a dónde va. O, dicho en lenguaje estratégico, tiene que tener clara su visión y horizonte hacia el cual se dirige.

Sabemos que encontrar talentos que aporten al crecimiento y expansión del proyecto es clave. Pero para lograr resultados extraordinarios es necesario entender a las personas, sus inquietudes, creencias y paradigmas que guían sus emociones y comportamiento.

La PNL (Programación Neurolingüística) puede aportarnos de diversas herramientas para entender mejor a las personas y elegir a las que sean realmente útiles al proyecto a través de conocer los “metaprogramas” que guían nuestros comportamiento. En esta oportunidad veremos sólo uno de ellos.

Existen cuatro perspectivas que predominan de manera diferente en cada uno de nosotros a la hora de actuar. Estas son: ideas, acción, método, personas. Estas cuatro perspectiva forman un único metaprograma y está presente en todos nosotros en mayor o menor medida y en diferente orden de prioridad.

Conocer a qué tiende cada jugador o jugadora de tu equipo es esencial para comenzar a establecer roles, expectativas, tareas y objetivos. Piensa por un momento, tu también tiendes más a uno de ellos que a otro y vamos a explicarlos brevemente a continuación:

1. Ideas: las personas que tienden a ideas, tienen facilidad para generar de manera natural una re-conexión neuronal nueva que, bajada a tierra a través del lenguaje, es potencialmente capaz de proveer nuevas soluciones a desafíos del entorno.

En general son personas que hacen muchas preguntas, permiten que se les haga muchas preguntas y se sienten cómodas mientras están investigando, pensado, recordando o reflexionando sobre algún acontecimiento o hecho desde una actitud predominantemente curiosa.

También pueden ser algo dispersas y su cerebro tiende a ser como un mono en movimiento que va de rama en rama o de idea en idea.

2. Acción: quienes tienden a acción son personas que comprenden, piensan y procesan mejor las explicaciones, la información y las ideas de los demás al ejecutar una tarea específica. Es la típica persona que aprendiendo a cocinar ya a metido las manos en la masa antes de escuchar ninguna indicación.

Son personas prácticas, volcadas al hacer y que logran lo que se proponen más allá que no dispongan ni de las mejores ideas ni de los mejores métodos.

En general son un ejemplo claro de pragmatismo y ejecución. Si aprenden a gestionar su ansiedad, tienen mucho para aportar en roles 100% ejecutivos y operativos.​

3. Método: son personas que se les da fácil establecer un orden cognitivo y mental “lógico”. Se les da bien las tareas relacionadas con organizar y administrar recursos (dinero, tiempo, personas, etcétera).

Se hacen preguntas cómo: ¿Cuándo?, ¿Con quiénes?, ¿Qué sucedió?, ¿Quién estará a cargo de...?, ¿Cuál es el paso siguiente?, ¿Dónde está tal cosa?, etc.

Les gusta tener claro -desde el inicio- el camino que van a transitar durante el proceso, y son muy importantes para ordenar, organizar y encauzar los esfuerzos de las acciones que realice un equipo.

4. Personas: son aquellas a las cuales se les da bien aunar el grupo, les importa el clima que se respira, establecer relaciones de confianza y se fijan en que todos estén en las mejores condiciones físicas y anímicas.

En general se ocupan más de las personas que componen el equipo, que del proceso o la acción en sí misma. Aquellas personas que tienden a personas son ideales consejeras de los líderes de equipo o incluso pueden ser muy buenos líderes de equipo si no caen en el paternalismo/maternalismo al justificar todas y cada una de las acciones de los integrantes del equipo.

Antes de continuar te invito a que, del 1 al 4 ordenes y te evalúes tu mismo/a. ¿Cuál es el orden predominante en vos de las anteriores cuatro perspectivas? Entendiendo que 1 es la perspectiva a la cuál tiendes la mayoría del tiempo y 4 a la que menos tiendes, ¿Cómo las ordenarías según tu forma de actuar?.

Luego, puedes invitar a que tu equipo se evalúe a sí mismo para conocer cuál es la tendencia a la cual se inclina cada miembro mientras están en medio del proceso, trabajo u operación.

Por último, nos queda el punto 4, una ejecución magistral. Para que indagues más en ello te invito a que visites ¿Cómo lograr todo lo que me propongo sin morir en el intento? 4 Pilares de una Ejecución Efectiva.

Antes de terminar puedes compartir este artículo con tu equipo y espero leerte en comentarios para conocer tu opinión sobre esto.

También puedes compartir con nosotros tus dudas, inquietudes o preguntas, estaré gustoso de leerte.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar