Volver al sitio

¿Cómo lograr todo lo que me propongo sin morir en el intento? 4 Pilares de una Ejecución Efectiva (parte 2)

La primera parte de este artículo se encuentra en “¿Cómo lograr todo lo que me propongo sin morir en el intento? 4 Pilares de una Ejecución Efectiva (parte 1)”, si aún no la has leído recomiendo comenzar por allí antes de continuar.

Aquí va el final de lo prometido, los últimos dos pilares de una Ejecución Efectiva:

3. Ejecución: puede parecer obvio pero… ejecutar es el corazón de “lograr lo que te propones sin morir en el intento”. Digo esto para dejar en claro que querer obtener resultados sin entrar en acción es como querer saciar tu sed imaginándote bebiendo agua fresca. ¿Puedes saciar tu sed haciendo esto? Piénsalo un momento.

La acción es como un puente, no hay atajos para cruzar al otro lado. Para pasar de dónde te encuentras hoy a donde quieres estar mañana debes entregarte a la tarea de cruzar. Se trata de acción orientada hacia los objetivos que deseas lograr. Esto implica movimiento, información, recursos como tiempo, energía, posiblemente dinero y actividades ejecutadas una tras otra de manera que haces del enfoque una realidad en el plano de lo material.

Aquí van dos aclaraciones que me fueron de suma utilidad. La primera es que elijas puentes que sean significativos. Dicho de otra forma, toma caminos que tengan sentido para ti. Leíste bien, “que tengan sentido para ti” no para tus padres, tu familia, tus amigos, tus profesores y que se yo cuántos otros grupos sociales utilizamos de excusas para no hacer lo que verdaderamente amamos hacer.

La segunda es que el tiempo que transcurre entre que defines el objetivo y lo que te lleva entrar en acción debe tender a cero.

¿Por qué? Porque mientras más tiempo transcurra entre la idea y la acción, más tiempo le das a tu cerebro –que dicho sea de paso es muy creativo- a que busque innumerables excusas sobre “porqué no deberías ni siquiera animarte a hacerlo”. Esta última es una clave para evitar postergar.

4. Compromiso: este último pilar nos da paso para incorporar la disciplina necesaria para lograr cualquier objetivo.

El tipo de compromiso que tus objetivos requieren en estos tiempos tiene dos facetas. La primera es a nivel de SER y la segunda al nivel de HACER.

Empecemos por el final. Estar comprometido al nivel de HACER quiere decir que pase lo que pase durante el día, luego de haber ejecutado lo que te propusiste -tu mente y tus pensamientos están en paz.

Al decir paz me refiero a que tu mente permita y facilite que tu vida fluya normalmente sin castigarte o quejarse por lo que hiciste o dejaste de hacer. Esto incluye comer cuando debes comer, ir al baño cuando tienes ganas de ir y, sobre todo, dormir plácidamente como un bebé por las noches (algo que, a veces, parece ser un lujo).

Existen hábitos que te permiten no sólo lograr lo que te propones sino ser muy eficiente en la administración de tus recursos –sean tiempo, dinero, energía, etc-. Si bien no es tema de este artículo, al final les regalo un mensaje que los puede orientar por dónde va esto de los hábitos.

Estar comprometido al nivel del SER se manifiesta en tu capacidad de asumir la responsabilidad por las acciones que no logran los resultados que esperas.

Cuando no logras los resultados esperados en un determinado tiempo, debes ser hábil para adaptar tu ejecución y aprender lo que haga falta para convertirte en la persona que logra los objetivos que te propusiste.

Esto no es filosofía ni ciencia ficción, esto es sumamente práctico y experiencial. Quienes logran los resultados que quisieras lograr han decido primero cambiar el único rincón en el mundo sobre el cual tienen el 100% de influencia, ellos mismos.

Como podemos ver, el compromiso bien entendido no solamente hace referencia a nuestras acciones y el resultado de las mismas. También hace referencia a quienes estamos siendo cuando hacemos lo que hacemos para lograr lo que queremos lograr.

Ese quién estamos siendo merece confianza en ti mismo, entrega y flexibilidad para transitar el camino hacia lograr tu objetivo y, al mismo tiempo, paciencia y amor propio para permitirte ser diferente, o dicho de otra forma, permitirte ser la mejor versión de vos mismo en este momento.

Si volvemos a la pregunta que nos plantea el título, ¿Cómo lograr todo lo que me propongo sin morir en el intento? Podemos sintetizar la respuesta diciendo adquiere claridad interior, mantente enfocado, ejecuta pronto y asume el compromiso de adquirir los hábitos necesarios transformarte y lograr que tus resultados sean los que deseas.

Antes de terminar me gustaría dejarles unas líneas de uno de los libros que inspiraron este artículo. Leyendo a Stephen Covey en su libro “El 8° Hábito”, quedé sorprendido por develar algunas claves y secretos que pueden causar brechas entre nuestra ejecución y los objetivos que deseamos alcanzar.

"Yo soy tu más fiel compañero. Soy tu mayor apoyo o tu carga más pesada. Te empujaré hacia delante o te arrastraré al fracaso. Estoy totalmente a tus órdenes. La mitad de las cosas que haces podrías pasármelas a mí, y yo las haría rápida y correctamente. Se me puede manejar con facilidad: sólo tienes que ser firme conmigo. Enséñame exactamente cómo quieres que haga una cosa, y al cabo de unas pocas lecciones lo haré automáticamente. Soy el servidor de todos los triunfadores y, desgraciadamente, de todos los fracasados también. Con los que eran fracasados, he producido fracasos. No soy una máquina, aunque trabajo con toda precisión de una máquina unida a la inteligencia de un ser humano. Puedes usarme para obtener beneficios o para arruinarte, a mí me da igual. Tómame, enséñame y sé firme conmigo y pondré el mundo a tus pies. Sé blando conmigo y te destruiré.
¿Quién soy? Yo soy el hábito."

Para recibir directamente en tu bandeja de entrada artículos de valor, puedes dejar aquí abajo tu dirección de correo y tendrás contenido fresco y nuevo todas las semanas. Si quieres, también puedes compartirlo con amigos y personas a las que les puede ser útil. Desde ya estoy muy agradecido por eso.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar