Volver al sitio

¿Cómo encauzar tu pasión y vivir de ello? (parte 2)

Esta segunda entrega es la continuación de ¿Cómo encauzar tu pasión y vivir de ello? (parte 1) por lo que si aún no te has dado una vuelta por allí te recomiendo conocer lo que describí como "juego interior" antes de pasar a la clave o etapa número 2 llamada el "juego exterior".

Clave 2: El juego exterior

Lo que sigue es encontrar un problema. No es necesario tener una “buena” idea. Muchos de los emprendedores que no prosperan son aquellos que, entre otros inconvenientes en el desarrollo de su camino emprendedor, encuentran ideas buenísimas para problemas que no existen.

El hecho de tener “buenas ideas” está demasiado sobrevalorado. Para conocer más sobre la visión de uno de los emprendedores latinos que se encuentra prosperando en Estados Unidos y el mundo con su propio proyecto, te recomiendo que veas el mano a mano con Matías Rivera (fundador de fanatiz.com).

Como bien menciona Matías, no deberíamos pensar en términos de buenas ideas, deberíamos primero pensar en términos de problemas y luego en términos de ideas útiles para cada uno de esos problemas.

En este campo existen técnicas, métodos y numerosas herramientas de negocios que puedes aplicar para sacar adelante tu propio proyecto. Pero así como las buenas ideas están sobrevaloradas, déjame decirte que las herramientas también están sobrevaloradas.

No es tan importante la herramienta como la habilidad que eres capaz de desarrollar para lograr lo que la herramienta te facilita. Es decir, es más importante saber clavar un clavo que saber usar un martillo, me explico?

Lo mencionado antes es extremadamente útil para no ser herramienta-dependientes y si, por esas casualidades de la vida resulta que no tienes un martillo a mano, puedas de todas formas resolver el problema, en este hipotético caso, el de clavar un clavo.

Esto que está explicado a través de un burdo ejemplo de la vida real es exactamente similar al comportamiento de personas que se encuentran trabajando en relación de dependencia y piensan que para vivir de su propio proyecto deben tener mucho dinero, tener avanzados y complejos conocimiento sobre negocios, tener un equipo sólido, portar una extraordinaria motivación, ser positivos todo el día, ser un estratega con años de experiencia en marketing y así podríamos seguir…

Sólo para que quede claro: no es necesario tener todo eso.

El proceso de vivir de lo que amas es simple pero no es fácil. Fácil es lo opuesto a difícil, pero simple es lo opuesto a complejo. Algo simple tiene pocas partes, entran pocas variables en juego. Algo complejo comprende muchas variables. Por ejemplo un destornillador es una herramienta más simple que un taladro, pero a su vez un taladro es más simple que el motor de un automóvil.

Tal vez una conclusión muy simple pero muy potente sobre esto sea que: el factor externo empieza a ser más claro cuando encuentras qué problema estás dispuesto a pedirte y cómo mejorarás la vida de las personas con tu servicio, producto o experiencia.

Clave 3: Equilibrio

Durante el desarrollo de lo que dimos a llamar “el juego exterior” vas a encontrarte en situaciones que debes aprender a manejar y superar. A su vez, esto conlleva una perfecta repercusión y sentido en vos mismo como persona y te trae de vuelta al juego interior.

Si llegaste hasta acá es porque realmente te interesa encauzar tu pasión, descubrir tu vocación y vivir de lo que amas. La idea potente de esta tercer clave es encontrar el equilibrio personal entre ambos juegos.

Para ello es tan necesario saber quién eres y qué problemas queres resolver como el hacerlo de manera efectiva una y otra vez de manera que más personas puedan mejorar tu vida.

Puede que no lo imagines pero esto tiene un gran impacto en tu vida, vos mismo te vas convirtiendo en otra persona. Poco a poco vas mejorándote y la vida empieza a tener colores y sabores que antes no tenía.

Vos y yo sabemos que este equilibrio no se logra sólo pensando... Para obtener resultados diferentes hay que hacer cosas diferentes. Te dejo un link que puede serte útil sobre los 4 pilares de una ejecución efectiva.

Cuando contratas un personal trainer para que te ayude a bajar de peso, mejorar tu aspecto físico o simplemente entrenarte en desarrollar alguna habilidad en el gimnasio, éste profesional se compromete a acompañarte cuando haces los ejercicios, armar el mejor plan o rutina de entrenamiento adecuada a tu medida y estar pendiente a tus avances.

Pero no se compromete a que bajes de peso o mejores tu aspecto si no sigues un método o plan, y no haces lo que es necesario hacer. Un personal trainer no hace magia, si no entras en acción y te comprometes con el proceso no esperes resultados.

Las tres claves antes mencionadas buscan ser una guía, sé que no son suficientes, pero para que logres resultados debes comprometerte contigo mismo y con tu propio proceso de desarrollo para convertirse en la persona que obtiene los resultados que deseas obtener.

Si este artículo aporta claridad en tu camino y te gustaría recibir otros como este todas las semanas no tienes más que dejar tu dirección de correo aquí abajo y te llegarán de manera directa a tu bandeja de entrada.

Para desmontar el mito de que lo único que necesitas para lograr lo que te propones es una motivación extraordinaria te sugiero vayas a Motivación vs Compromiso ¿Por qué te pagan?

Deseo hayas disfrutado leer tanto como yo escribir estas líneas. Si consideras que es tu momento, puedo acompañarte en tu propio camino de explorar y desarrollar tu vocación para que vivas de lo que amas hacer. Adelante, te invito a escribirme, llamarme o preguntarme lo que quieras.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar