Volver al sitio

5 Claves para superar el miedo (parte 2)

Si te dispones a leer este artículo sin haber leído la primera primera parte del mismo, te invito a que antes pases por 5 Claves para superar el miedo (parte 1).

Ahora sí, continuemos con las claves para superar el miedo irracional.

2. La segunda clave para superarlo es reconocer y desafiar tu diálogo interno. Al hacer esto no queremos enfrentarnos al diálogo que hoy le cuentas a tu cerebro cuando todo es confuso, simplemente queremos cambiarlo.

Como ya escribiste que te dices a ti mismo o a ti misma ante a situación o estímulo que te produce miedo, ahora te pido que escribas la idea contraria. Para seguir con el mismo ejemplo de la primera parte de este artículo podríamos escribir “si lo hago bien tengo posibilidades de ascender en la empresa”.

La importancia de hacer consciente una idea que sí que quieres, reside en que tu cerebro presta atención, se enfoca, proyecta imágenes e invierte energía a lo que te dices interiormente. Tanto si te cuentas algo que no quieres que suceda como si te cuentas algo que si quieres que suceda, tu cerebro está invirtiendo energía en lo que te cuentas.

Tal como vimos en ¿Cómo gestionarnos para vivir más livianos, felices y conscientes?las ideas que aquí transmito son simples, pero no significa que sean fáciles. No importan cuán difícil parezca, lo importante es que es posible y eso abre una puerta hacia el buen camino.

3. La tercera clave para superar el miedo es identificar cual es tu reacción natural ante él. Dependiendo de tu estructura psicológica o modelo mental al que tiendes, debes conocer si eres de los que tienden a paralizarse, huir o enfrentar el miedo.

Frente a la situación que te produce miedo, ¿Cuál es tu primer reacción? Si quieres puedes tomarte un momento para recordar cómo has reaccionado ante el estímulo en anteriores ocasiones. ¿Eres de los que monta en cólera y piensa atacar? ¿Te paralizas y entras en shock? ¿Tiendes a mediar la situación? ¿Huyes despavorido o despavorida?

El Eneagrama, un conocimiento milenario puesto al servicio del desarrollo personal, propone que los seres humanos podemos tender a alguno de los nueve modelos mentales que éste sistema numera del 1 al 9. Si bien no es objeto de estudio de este artículo, siempre es recomendable conocer cuál es el eneatipo al que tiendes con naturalidad. Te será de suma utilidad en tu proceso de autoconocimiento. Si quieres saber más sobre ello te invito a que escribas un correo con el tema "Eneagrama" a hola@facundolozano.com.

4. La cuarta clave es diseñar, de antemano, cómo quieres accionar ante la situación que te produce miedo. Entender que ante el estímulo debemos accionar y no reaccionar es un ejercicio en sí mismo.

Accionar es tener plena consciencia de la acción que voy ejecutar. Reaccionar es tomar acción por impulso e instinto, por supuesto, no es una acción elegida a conciencia. Para poder elegir accionar y no reaccionar debemos darle al menos tres cosas a nuestro cerebro: oxígeno, agua y tiempo.

Es una cuestión neurológica, tu cerebro le ordena a tu cuerpo que reaccione en, aproximadamente, 125 milisegundos, mientras que tu acción consciente sólo puede ser elegida por tus lóbulos prefrontales luego de transcurridos 500 milisegundos.

El gran aporte de la inteligencia emocional y la neurociencia es la idea de que podemos modelar nuestras reacciones emocionales. Si quieres puedes leer más en ¿Qué es la inteligencia emocional?

5. La quinta clave para es, ahora sí, atravesarlo. Luego de haber realizado los 4 pasos anteriores a conciencia, debemos saber que nada nos garantiza el éxito de buenas a primeras al exponernos al estímulo, pero para superarlo, por más obvio que suene, no hay que huir ni paralizarse, sino pasar a través de él.

Sin dudas que esto suena más sencillo de lo que resulta ponerlo en práctica, pero no por ello debemos dejar de mencionarlo. La idea de que puedes superar el miedo al cual te enfrentas es una puerta que tú mismo te cierras o te abres a la hora de decidir trabajarlo.

Fortalecer tu diálogo interno, confiar en ti y mantener el entusiasmo resulta indispensable para relacionarte de una manera diferente con el miedo. Lograr lo que te propones requiere entrenamiento, sino ya lo hubieses logrado.

Ahora tienes en tus manos la invitación a practicar y poner en marcha este proceso una y otra vez hasta que consigas superar el miedo. Somos todos humanos, sentimos miedos racionales e irracionales. No es lo que nos pasa lo que realmente importa, sino lo que hacemos con lo que nos pasa.

“Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”

Si sientes que este artículo te fue útil y quieres recibirlos directamente en tu bandeja de entradas todas las semanas totalmente gratis, puedes suscribirte dejando tu correo aquí debajo. Desde ya te agradezco que puedas compartir este artículo a quienes pienses que pueda serles de utilidad.

¿Qué te ha parecido? ¿Hay algo en lo que pueda servirte? Puedes dejar un comentario o bien escribirme a mi correo directamente.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar