Volver al sitio

5 Claves para superar el miedo (parte 1)

¿Cómo superar el miedo? ¿Qué hacer ante su presencia? ¿Existen claves para superarlo realmente? En este ensayo buscamos responder estas y otras preguntas que nos permitan vivir una vida más tranquila y con menos miedos.

Para superar el miedo debemos, antes que nada, reconocer que existe. Como bien dirían los padres del coaching ontológico, no se puede trabajar con aquello que no nombramos. Si resulta imposible trabajar con algo que no tiene nombre, opino que mucho menos podremos “superarlo”.

Poder decir “Tengo miedo ante X situación” es un acto del que es bueno hacerse amigo. De hecho, reconocer que el miedo existe es un acto de valentía en sí mismo.

Ser más amigo de reconocer el miedo no debe confundirse con hacerse amigo del miedo. Son dos actos totalmente diferentes y, como tales, tienen efectos distintos.

En estos párrafos busco no dar nada por sabido y por supuesto. Dedico este artículo a aquellas personas que, con valentía, se animan a reconocer sus miedos uno a uno.

Para comenzar debemos decir que el miedo es una emoción. De hecho es una de las 6 emociones básicas. Al decir que es una emoción también decimos que no se califica de buena o mala, se califica de funcional o disfuncional.

Si quieres conocer cuáles son las otras 5 emociones básicas y cómo trabajar mejor este tema te invito a leer ¿Qué es la inteligencia emocional?

Volviendo a que el miedo es una emoción, podemos identificar dos tipos de miedos: el miedo racional y el miedo irracional.

El miedo racional es el que se siente ante el estímulo de una situación que pone en riesgo tu integridad física. Puedes sentirse, entre otras situaciones, al estar al borde de un acantilado, al arrojarse de un avión o cuando estás cruzando la calle y ves venir un auto a toda velocidad.

El segundo tipo de miedo es el irracional. Este miedo se siente frente a una situación que no representa -en absoluto- un riesgo para tu integridad física. Algunos ejemplos pueden ser dar una presentación en público frente a tu jefe y al jefe de tu jefe, rendir un examen oral o no ser aceptado en un grupo de amigos.

Sea cual sea el tipo de miedo del que estemos hablando, como toda emoción, es producido en tu cerebro a través del tu propio sistema neurobiológico. Dicho sistema percibe, a través de tus sentidos, e interpreta, a través de tu sistema creencias, el potencial peligro que representa la situación o estímulo que tienes enfrente.

Sin entrar en los detalles neurocientíficos que acontecen en tus sentidos y en el cerebro al estar frente a situaciones que puedan hacerte sentir miedo, la misión de este artículo, y su secuela, es dar claves para superarlos.

Es fundamental comprender que para superar un miedo debe ponerse en práctica lo que conocemos en italiano como attraverssiamo, que significa “cruzar”. No importa si el miedo es racional o irracional, para que un miedo quede “superado” debe ser atravesado.

Los miedos racionales sólo se superan tomando acción. Es decir, si tienes miedo a saltar de un avión pero aún así quieres saltar ve y hazlo. Si no quieres hacerlo no hay problema, tu vida puede seguirá con normalidad si no lo haces.

Las claves que se ofrecen a continuación, buscan ayudarte a superar los miedos irracionales.

Para hacer más efectivo el ejercicio te invito a que recuerdes alguna situación o estímulo que identifiques que te produce miedo y trabajemos sobre ella.

Claves para superar un miedo irracional

Lo que parece obvio, que no debe ser obviado, es que ante el estímulo de la situación que produce miedo, los seres humanos tendemos a tener 3 reacciones naturales típicas: huir, enfrentar ó quedarnos en shock.

  1. La primer clave es identificar cómo estamos interpretando el estímulo que nos produce miedo. Por tomar alguna situación sólo como ejemplo, el dar una presentación frente a tu jefe y el jefe de tu jefe, no tiene riesgo físico en sí mismo, entonces debemos conocer cuál es nuestro tu diálogo interior y qué ideas básicas surgen en tu cabeza respecto a esa situación.

No digo que sea un trabajo sencillo, pero es posible y por ello emprendemos esta tarea. Tal vez te estés diciendo a ti mismo o a ti misma que “si lo hago mal perderé mi trabajo”, no lo sé, sólo tu sabes qué pasa por tu cerebro ante una situación así.

Debes ser el/la traductor/a del diálogo interno que se dispara en ti y escribir que te cuentas ante el estímulo que te produce miedo. Escribir y sacar las ideas de tu cabeza ayuda a que tome una dimensión más objetiva y eso que puede parecerte inmenso en tu cerebro, puede que ya no te parezca tan grande.

Una pregunta que me es muy útil responder en esta instancia es ¿Qué es lo peor que podría pasar? repetida una y otra vez sobre la respuesta que voy obteniendo. Eso me va llevando a una hipotética situación real de "lo peor".

Una vez que identifiques, escribas y respondas qué te dices a ti mismo o a ti misma, puedes seguir con la siguiente clave. El ejercicio y mas claves prácticas continuarán en 5 Claves para superar el miedo (parte 2). Mientras tanto te invito que puedas aplicar esta primer clave a todas las situaciones de tu día a día que te producen miedo.

Si quieres recibir información de valor y artículos como estos todas las semanas en tu bandeja de entrada y totalmente gratis, deja tu dirección de correo al final de éste artículo y te los enviaré.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar