Volver al sitio

3 Beneficios del lado positivo de la vulnerabilidad (parte 2)

Si llegas a este artículo sin idea de dónde viene esto o de lo anteriormente sucedido, te recomiendo leer 3 Beneficios del lado positivo de la vulnerabilidad (parte 1) antes de continuar. Aquí van los restantes dos beneficios prometidos:

2. Conocer tus propios límites: el adoptar una actitud de vulnerabilidad y exponerte a situaciones desconocidas, conocerás aspectos de tu personalidad que no sabías que estaban allí, dentro de tí.

Tal vez no sabías que podrías reaccionar de determinada manera en una nueva experiencia. Incluso puede que obtengas resultados de los que antes no te creías capaz.

Más allá de que logres lo que te propongas o no, la importancia de conocer tus propios límites te hará consciente de aquello que no sabías que eras capaz de lograr y, por otro lado, de aquello que aún no eres capaz de lograr. Nótese el “aún no eres capaz de lograr”. No te angusties, es momentáneo.

Conocer tus límites trae beneficios secundarios por duplicado: por un lado avanzas un nivel de consciencia respecto de quién eres y de qué eres capaz. Por otro, la confianza en ti mismo se dispara por las nubes y aumenta incluso desproporcionadamente respecto a las experiencias que eliges vivir.

Una sugerencia que puede serte útil cuando te encuentras en esta dinámica es no asumir demasiados desafíos al mismo tiempo. ¿Cuánto es demasiado para tí? Solo tú puedes saberlo.

Mi experiencia personal me dice que si no logras reconocer el límite sobre cuánto es demasiado para tí, tu cuerpo y tu salud te lo harán notar de manera muy clara.

3. Aprender a trabajar en redes: verás que en todos los trabajos en equipo (sea en empresas, equipos deportivos, parejas, proyectos sociales, emprendimientos, etc.) se necesita valentía y audacia para hacer cosas de las cuáles no se tiene la menor idea o, puede que se tenga una idea de lo que se hace, pero no existe certidumbre sobre el resultado que se puede obtener. Esto es asumir la vulnerabilidad en estado puro.

Cuando trabajamos en equipo transpiramos, nos cansamos, nos exponemos, las cosas no salen siempre como esperamos, aprendemos de nuestros límites y lo de los límites de los demás. SIn duda es un entrenamiento intensivo en nuestra capacidad para tolerar el error propio y ajeno.

¡Atención! Para los amantes del autoflagelamiento: si estás creciendo y evolucionando no hay manera de evitar el error. Es más, sería una lástima no decidir aprender de los errores que comentes.

El trabajo en equipo conlleva un aprendizaje permanente y extenso. Tan extenso que incluso a algunos les toma toda la vida. Claro está que merece paciencia, dedicación y tiempo.

Entre muchos aspectos fundamentales a la hora de trabajar en equipo, me gustaría mencionar la importancia de ser receptivo y comprensivo con quien se equivoca, que dicho sea de paso puedes ser tú mismo.

Escuchar para aprender y no para contestar a lo que te dicen implica ser receptivo.

No criticar, no quejarte y apoyar a un compañero o compañera para que aprenda -de nuevo, puedes ser tú mismo- merece ser comprensivo.

La persona que ha fallado y está dispuesta a aprender de ello, es una de las más indicadas para compartir su experiencia contigo y enseñarte qué cosas pueden sucederte si actúas de tal o cual manera en determinada situación.

Luego de explorar estos cuatro beneficios que se experimentan al adoptar una postura vulnerable, es necesario aclarar que como toda actitud, la vulnerabilidad supone acción.

Sin acción no hay resultados. Ni resultados que te satisfagan ni resultados que quieras mejorar. Sin acción no hay ningún resultado posible más que el de permanecer tal y como estás hoy. Si eso te hace feliz, adelante, sigue así. Sino, puede que mirar lo positivo de la vulnerabilidad sea un camino para perder el miedo a hacer el ridículo e ir por lo que te propones.

Por último, y si aún no te convenciste de los beneficios de tomar una actitud vulnerable, me gustaría que reflexiones tú mismo, ¿Cuáles son los beneficios de no ser vulnerable?

Si deseas recibir directamente en tu bandeja de entrada artículos como éste, puedes dejar aquí abajo tu dirección de correo y tendrás contenido fresco todas las semanas. También puedes compartirlo con amigos y personas a las que les puede ser útil. Desde ya estoy muy agradecido por eso.

Buena Vida,

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar